Banner Escuchar Radio - 1

Enterate

7 abril, 2020
 

Alberto Fernández: «El primero que va a perseguir al corrupto es el Presidente»

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, se refirió este lunes al escándalo de las multitudinarias filas en los bancos en plena cuarentena por el coronavirus y a la denuncia hecha contra el Ministerio de Desarrollo Social por el pago de sobreprecios en productos alimenticios: «Yo creo en la honestidad de Daniel Arroyo, que propuso abrir una investigación dentro del Ministerio», afirmó, y contó que el funcionario «planteó que estas empresas se plantaron y no quisieron bajar los precios, y en el dilema, él eligió alimentar a la gente».

«Hay mayor demanda de alimentos y algunos se aprovechan», acusó Fernández, quien afirmó que «el primero que va a perseguir al corrupto es el Presidente» y que no tiene «ninguna intención de apañar a un corrupto en mi gobierno». «Pero yo no voy a permitir que se pague lo que no s tiene que pagar y no voy a permitir que alguien aproveche la situación que vive Argentina para llenar sus bolsillos», dijo al ser entrevistado en Todo Noticias.

Ante esto, Fernández dijo que quiere reunirse con el diputado nacional Mario Negri (Juntos por el Cambio) «para organizar un grupo que siga de cerca como evolucionan las compras». «Lo de Desarrollo Social surgió porque es público, alguien se puso a mirar, y lo bien que hizo», analizó.

Con respecto a la masiva concurrencia de argentinos en los bancos el pasado viernes, Fernández reconoció que «se mezclaron muchas cosas» y que «hubo un error» comunicacional de parte del Gobierno: «Mucha gente vio los bancos abiertos y se volcó a hacer trámites que no tenían nada que ver con las jubilaciones y eso generó un problema.

Había un montón de jubilados además que no habían cobrado su jubilación vieron el banco abierto y fueron. Y hay muchos jubilados que confían más en que el cajero les dé el dinero que se los dé el cajero automático». «Lamentablemente nos pasó y nos hizo pasar un trago amargo. Pero en 24 horas reaccionamos», recordó.

«Al día siguiente ya estaba todo ordenado. Nosotros fallamos en no explicar que estaban los bancos abirtos solo para pagar pensiones no contributivas, entonces fue todo el mundo al banco. Eso lo aprendimos, no creo que vuelva a pasar.

Era relativamente previsible, pensamos que la gente puede usar cajeros. Un montón de gente, fue a buscar la IFE, pensando que estaban para pagarse. Hubo mucha confusión», agregó.